top of page
Buscar

LA VERDAD SOBRE LA VIDA EN PAREJA

El 22 de mayo finalmente nos mudamos a nuestro apartamento, nido, santuario, Amazonas privado. ¡y no quepo de la alegría!


Como no teníamos ni una cucharilla, las dos primeras semanas las invertimos en equipar el espacio, priorizando habitación, cocina y estudio. Este último es definitivamente mi espacio favorito. Carlito mezcla, produce y juega con su música. Yo pinto, prenso flores y escribo. Pensé que iba a ser una misión imposible esto de compartir estudio, pero la verdad ha resultado muy bien.


El tema de la cocina ha sido un éxito, debo admitir que antes no me llamaba la atención cocinar, pero ahora, disponiendo de nuestro propio espacio y teniendo todo nuevecito, cocinar (incluyendo postre, mi amor) sí lo disfruto demasiado. Hasta he comenzado un recetario que actualizo semanalmente.


En cuanto a la habitación, la verdad es que se siente como un capullo. Tratamos de mantenerla libre de aparatos electrónicos y ruido. Es un espacio solo para dormir y "jugar" if you know what I mean.


También compramos plantas. La idea era tener un par de cactus y una palmera, pero se nos salió de las manos y ahora esto parece un albergue ecológico. Pero está bien porque me dan la sensación de conexión y frescura. Este apartamento tiene ese feeling modernillo y cuadriculado, así que toca meterle mucha naturaleza para que relaje las esquinas. También por estar elevado del piso (tierra, suelo, base, equilibrio) es fácil desconectarse. Las plantas ayudan a balancear eso.



LA VERDAD


En cuanto a la convivencia, a ver... no es fácil. Después de todo estamos colocando a dos personas súper distintas a compartir una vida bajo el mismo techo. Aunque suena complicado, la verdad no lo es. La verdad es que no hay verdad ni misterio detrás de la convivencia en pareja. Es más simple de lo que parece, pero no tan fácil como se cree. Es más simple de lo que parece porque una sana convivencia se basa en el respeto mutuo y la comunicación. Ya está. Y no es tan fácil como se cree porque precisamente todo lo anterior hay que practicarlo con mucha paciencia, aprender todos los días del otro, expresarse y saber escuchar en vez de asumir. En definitiva, se trata de aprender del ensayo y del error porque, creéme, ninguna pareja tiene una vida perfecta llena solo de días felices. De hecho lo divertido de este journey es aprender a reírse y disfrutar de todo cuanto suceda, desde cocinar en pelota hasta sacar la basura.


Definitivamente no hay mejor sentimiento que llegar a una casa que se mantiene calientita en pleno invierno y saber que la habitas con tu mejor amigo. Puede sonar muy insignificante, pero para mí esto ha sido tan importante porque es el espacio en el que respiro, suspiro y me inspiro, pero ya de inspiración hablamos en la próxima publicación.




70 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page