top of page
Buscar

FUEGO

Actualizado: 10 dic 2018

Hay algo en el fuego que me lleva a dimensiones distantes... distantes pero dentro de mi pecho. Si notas con detenimiento una fogata, verás como la leña se transforma en cenizas que sonríen y sonríen y sonríen y se encienden en risas escandalosas hasta convertirse en carcajadas. Disparan chispas cuál besos ardientes dados con el más conmovedor de los amores, adornando el aire con un sabor sensual. Recuerdo que de pronto, en medio de nuestro insomnio colectivo, entraba una brisita gélida que nos estremecía el esqueleto, pero el fuego siempre podía más y abrazaba con calor maternal a quien se acercara, como una abuelita que te recuerda que aunque no lo creas eres un alma inmune al mal solo por haber nacido en el corazón del volcán, del bosque, del mar, que solo has venido a ser amado y si te matan, resucitarás para amar.

El fuego se va llevando los suspiros, las culpas, los miedos, se traga las plumas de los ángeles caídos, no espera por el permiso de nada para seguir su camino, besa a mordiscos el tabaco que pide ser prendido, se levanta frente a tu cara diciendo "aquí estoy cuando quieras reescribir una historia, concluir una canción o poner a la luz tu temor, yo respeto tu camino, o lo que el tarot predijo en tu destino, pero es hora de transformar eso que aún te eriza el corazón y para eso... yo"

El fuego se acomoda en su trono rodeado de piedras que vienen rodando de otras eras, con su corona dorada encendida por el viento cargado de poemas, inspirando grandeza y dulzura al mismo tiempo como lo haría un río bravo que concluye en rocío o tus ojitos apagados que se vuelven uno con los míos.





34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page